fbpx Saltar al contenido
Igeek News

Quick: llegó a Argentina el supermercado del futuro

Quick: llegó a Argentina el supermercado del futuro

Quick es el primer supermercado autónomo en Argentina, sin cajeros y sin hacer colas, con una aplicación para encontrar descuentos online y ahorrar comprando.

Esta idea de los supermercados autónomos ya eran una realidad en Estados Unidos y algunos países de Europa, ahora se hizo realidad en Argentina.

Quick es el nombre del supermercado autónomo que abrió en el dique 2 de Puerto Madero, frente al Hotel Faena. Esta propuesta promete que el cliente puede escanear sus productos y pagar desde su app sin perder tiempo.

El fundador y CEO de Quick es Marcos Acuña explicó que la propuesta nació durante la cuarentena del 2020. Cuando quedo encerrado con su familia y la única manera de hacer las compras era haciendo un viaje de una hora a un supermercado mayorista de la zona, y posteriormente una fila de 40 minutos para ingresar al local.

La inauguración de un supermercado en una torre de departamentos les da a los residentes del edificio la posibilidad de comprar en bata, a cualquier hora y sin salir a la calle.

Los residentes del edificio podrán hacer sus comprar sin hacer cola, al no contar con cajas, para comprar solo hay que escanear el código de barras de los productos. Tampoco se necesita efectivo, ya que se puede pagar a través del celular.

“Link Tower será la primera inauguración en una torre y seguramente no sea la única. Además, la semana que viene estamos abriendo en las oficinas de Dexter y estoy en conversación con cadenas de gimnasios”, dijo Marcos Acuña, fundador de Quick.

El plan de expansión de Acuña incluye edificios, barrios cerrados, gimnasios y empresas. Además, ya tiene tres locales a la calle.

Quick supermercado autónomo Marcos Acuña
Marcos Acuña fundador y CEO de Quick.

Pruebas piloto

Acuña realizó una prueba piloto para asegurarse que todo funcionara bien. Fue en la calle, con un primer local que abrió en enero en Aimé Painé y Martha Salotti, también en Puerto Madero.

46 cámaras analizaron el comportamiento de compra de los clientes y dieron información a los programadores que así mejoran en sistema. Ahora, en este mismo local se está por inaugurar un espacio de kiosco que funcionará bajo la modalidad de scan and go.

El plan de expansión

Acuña tiene otro local en pleno microcentro, en Maipú al 700, y abrirá un tercero en Palermo, donde la modalidad de compra será híbrida. “Se pude comprar con la aplicación de Quick y pagar con el celular sin pasar por la caja o hacerlo de la manera tradicional”, explica Acuña.

A estos locales del centro y al  super de las torres lo abastece con un depósito en el microcentro. “Nosotros sabemos en tiempo real qué producto quebró stock y se abastece en el momento. Pero, además, también conocemos que mercadería se consume y cual no“, señala Acuña.

Además Martín explicó: “La inversión que tenemos que hacer en un minimarket no es mucha. No hay un costo inmobiliario; las góndolas y heladeras nos las dan los proveedores. Así, para un espacio de 30 m2 la inversión está entre los $ 500.000 y $ 1 millón”. En estos primeros meses de operación, el 20% de sus clientes compró con la aplicación.

”El pago con el celular permite que si en Quick hay 100 personas es como si hubiera 100 cajas, cada una es su propia caja”

“La propuesta está pensada para cualquier lugar donde trabajan o viven más de 50 personas. Lo que hacemos es montar un minimercado que incluye una góndola con 700 ítems, dos heladeras y una cafetera. Puede ser un ambiente cerrado chico o estar en medio de la oficina. Para la empresa es un servicio que le ofrece a los empleados, en una suerte de evolución de la máquina de vending, con el atractivo de que nuestros precios son muy competitivos porque no tenemos cajero ni pagamos el alquiler”, cuenta Acuña.

¿Cómo es la experiencia?

“Quick nace con el propósito de revolucionar las experiencias de compra, convirtiéndolas en cercanas, fáciles y evitando pérdidas de tiempo en colas innecesarias”, dice su fundador.

Así, los locales permiten que los usuarios entren, escaneen los códigos de barra de sus productos, paguen y salgan, sin pasar por caja, logrando de esta manera un proceso absolutamente dinámico.

La tecnología que desarrolló Acuña en la Argentina con programadores locales está está basada en una app que permite que los compradores entren, escaneen los códigos de barra de los productos, paguen desde la misma app con tarjetas de débito/crédito o MercadoPago, y se vayan del local sin haber perdido tiempo en colas.

Para ello se utilizan sistemas de Inteligencia Artificial combinados con Tecnología de Visión Computarizada que ayudan a optimizar y automatizar el control de las ventas, el stock y las reposiciones.

“Tenemos cámaras y un sistema de Inteligencia Artificial que machea lo que dice que compró el cliente con cualquier diferencia de stock. Si encuentra alguna diferencia, le avisamos al cliente de que se olvidó de pagar un producto”, explican ante la consulta de cómo evitar los robos.

En la página oficial de Quick podemos encontrar más información y vídeos interactivos de cómo funciona el super. Hasta podemos abrir una propuesta para que abran Quick en nuestra comunidad.